Galletas de avena

Como hacer galletas de avena caseras

Galletas de avena y miel

Galletas de avena y miel

Yo quería una galleta. En realidad quería una galleta hecha en casa. Estaba estresada con todas las cosas que tenía que hacer y hornear es algo que me relaja. Había un montón de avena en mi cocina. Y pensé que podría hacer un lote de galletas de avena rápidamente.

La masa de estas galletas tienen una consistencia como la de un pastel. Esa no es la consistencia típica de las galletas normales, sin embargo, no me importo y quise probar a ver como salían, porque a veces me sorprende cómo salen las cosas sin planearlas.

Mi presentimiento era correcto. Los bordes de las galletas eran de color marrón oscuro y el medio parecía que estaba totalmente crudo después de 12 minutos de cocción. Las saqué del horno y deje que reposarán durante un par de minutos. Se endurecieron sin problema.

La miel les da una textura más crujiente, por lo que yo siempre la suelo utilizar para mis galletas. Deja que reposen sobre la bandeja durante dos minutos antes de transferirlas cuidadosamente a una rejilla para que enfríen completamente.   Tiempo de elaboración: 1 hora

INGREDIENTES PARA 2 DOCENAS

  • 250 gramos de harina de trigo
  • 1 y ¼ cucharaditas de bicarbonato
  • ½ cucharadita de sal
  • ½ cucharadita de canela
  • 200 gramos de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
  • 165 gramos de azúcar moreno
  • 100 gramos de azúcar blanquilla
  • 80 gramos de miel
  • 2 huevos grandes
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 300 gramos de copos de avena

Elaboración de la receta:

Precalentamos el horno a 180ºC y forramos una bandeja para horno con papel vegetal.

Tamizamos la harina junto con el bicarbonato y la sal. Mezclamos la harina, el bicarbonato, la sal y la canela en un recipiente mediano.

En otro recipiente aparte, mezclamos la mantequilla ablandada, el azúcar moreno y el azúcar blanquilla con una batidora eléctrica, hasta que esté bien cremoso.

Agregamos la miel y seguimos batiendo. Hacemos lo mismo con el extracto de vainilla. Añadimos los huevos, uno cada vez, batiendo bien después de cada adición.

Por último, añadimos los copos de avena, y mezclamos una vez más.

Depositamos un poco de masa para galletas con una cuchara en la bandeja de horno. Dejamos unos 5 cm de distancia entre una galleta y otra ya que se extenderá un poco durante la cocción.

Horneamos de 9 a 11 minutos, hasta que los bordes estén dorados y el centro aún esté blanco. Abrimos el horno y dejamos las galletas dentro durante 2 minutos.

Luego las transferimos cuidadosamente a una rejilla de metal para que enfríen por completo. Entonces se endurecerán por completo.

Ya podemos comer nuestras galletas.